Menu

Religión y formación para la vida

PROGRAMA DE FORMACIÓN PARA LA VIDA

A partir del año 2016 el programa de Formación para la Vida se propuso trabajar bajo el eje principal de las Habilidades para el siglo XXI, a saber, colaboración, metacognición, creatividad – innovación, comunicación y pensamiento crítico. Se busca el alcance de ellas, a través de la creación de actividades, y por tanto, experiencias que faciliten este proceso indagatorio.

Una muestra de estas decisiones curriculares son:

Trabajos por proyecto: Planificar, diseñar, aplicar y evaluar, a partir de un tema en particular del programa, un proceso de enseñanza integral que promueva un aprendizaje significativo, a través de un producto final con el que la/el estudiantes se comprometa.

Actividades con apoderados/as – familia: Diseño de material didáctico de acercamiento a los hogares de nuestros estudiantes de 1° a 4° Básico, con el fin de promover mayor cohesión de experiencias y aprendizajes significativos, fomentando así la opinión democrática y colaborativa.

Actividades de interrelación directa con la comunidad: trabajos prácticos de contacto directo con estudiantes de todos los niveles, docentes, administrativos y directivos, los cuales van desde un traspaso directo de actividades desarrolladas en clases, hasta entrevistas y encuestas para la obtención de una mirada global de los fenómenos abordados en clases.

A partir de las actividades antes nombradas se espera que el estudiante pueda desarrollar curiosidad hacia fenómenos naturales, sociales colectivos e individuales, a través de la indagación que por esencia es la pregunta.

Todos estos componentes permiten desarrollar un sello distintivo en los y las estudiantes de Formación para la Vida, los cuales se traducen en el pensamiento crítico, la duda, el planteamiento de temas contingentes en el curso, la creatividad a la hora de resolver desafíos, entre otros.

En cuanto a lo abordado en cada clase, a continuación una breve reseña de contenidos y actividades:

En el nivel de 1º básico abordamos el tema de la corporalidad con el propósito de que los niños y niñas tengan mayor conciencia de su cuerpo, experimenten sus posibilidades, reconozcan las partes y funciones e identifiquen cómo las emociones se cristalizan en él. También se pretende explorar cada uno de nuestros sentidos y la relevancia que cobra en nuestra relación con el mundo y el material que esta capacidad nos brinda para poder vivir. Abordamos también los conceptos de cambio, crecimiento y movimiento a través de diferentes dinámicas que permitieron a los niños tomar conciencia de que todo cambia, que las cosas crecen, y que el movimiento es un fenómeno de la naturaleza que permite la vida en nuestro planeta. Para finalizar intentamos dar una mirada integral abordando la idea de que nuestro planeta es un organismo vivo que cambia, crece y se mueve.

En el nivel de 2º básico, niños y niñas se adentran en el mundo del lenguaje de manera inicial. Por ello, el tema central fue: “Las palabras”. El propósito es que los niños descubran la importancia de las letras, de nuestros nombres, las palabras que utilizamos para nombrar el mundo, los códigos que nos configuran, y en general, abordar el significado potencial de las palabras que compartimos día a día en el habla y la escritura. En general intentamos reflexionar en torno a la configuración de nuestro mundo a través del lenguaje.

En el nivel de 3º básico abordamos con los niños y niñas el tema del asombro y la curiosidad como disposiciones afectivas que nos permiten el conocimiento. Exploramos la capacidad de preguntar con el propósito de formular buenas preguntas e indagamos sobre las preguntas que los niños no comprenden adecuadamente con el fin de detectar las dificultades a la hora de responder. Se hizo necesario en este nivel que los niños y niñas distinguieran e identificaran con claridad el significado de las palabras interrogativas con el objetivo de que comprendieran adecuadamente las preguntas que se les formulan. Del mismo modo, reflexionaremos sobre el conocer, el saber y la sabiduría como actividades de uso cotidiano que nos permiten relacionarnos con el mundo, con los otros y con nosotros mismos. La Ciencia como actividad humana también la abordamos de manera simple con el fin de que niños y niñas compartieran sus temas de interés y conozcan cuáles son las ciencias que se ocupan de esos dominios del saber.

En el nivel de 4º básico niños y niñas reflexionan en torno a las implicancias del pensamiento en nuestra vida diaria, la formación de nuestras ideas y el modo en que razonamos, así como abrirnos a la posibilidad de nuevas formas de pensar. Cobra especial importancia el concepto de “pensamiento complejo” de Matthew Lipman, quien consideraba que el pensamiento humano, desde muy pequeños, es sumamente complejo y que no sólo se dirige a un pensamiento crítico, en donde desnaturalizamos nuestras formas de pensar y ya no damos por obvio aquello que parece evidente, sino que también es sumamente relevante la constitución de un pensamiento creativo, que nos abra a nuevas posibilidades y que nos permita unir aspectos que aparentemente no tienen relación o no una relación directa.

En el nivel de 5º básico se aborda la pregunta filosófica ¿Qué significa ser humano? Comenzamos reflexionando sobre esta pregunta para ir paulatinamente descubriendo la diversidad de pensamientos en torno a esta interrogante. Dentro de estas representaciones, están la de ser humano racional, sociable, libre, espiritual, político, consciente, etc. El propósito de esta unidad es que los niños y niñas vayan descubriendo en su propia condición de humanos cuales son las cualidades, condiciones, y aspectos más significativos de su existencia. También conocer la socialización y humanización como procesos esenciales en la constitución del ser humano, y explorar sobre la relación del ser humano con la naturaleza.

En el nivel de 6º básico trabajamos los temas “El Lenguaje y la Argumentación” enfatizando principalmente el ejercicio constante del lenguaje oral y escrito en la construcción de argumentos, que permite a los niños y niñas organizar de manera clara y ordenada sus pensamientos. En este ciclo los niños y niñas aprenden a fundamentar sus opiniones en relación a situaciones de carácter controversial y de la vida cotidiana. Además ejercitan por medio de debates internos en aula, diversos temas de su interés. En este nivel el tema está dividido en cuatro unidades temáticas que pretenden ir de lo más simple a lo más complejo, de lo conceptual a lo práctico. En este sentido, comenzamos analizando qué es el Lenguaje desde una perspectiva cognitiva, social y cultural, destacando que el lenguaje es parte constitutiva de la condición humana y no solo una herramienta. También experimentamos la importancia de la conversación y el diálogo, paulatinamente nos acercamos a la importancia de la argumentación, focalizándonos en la diferencia entre opinión y fundamentación.

En el nivel de 7º básico, el propósito central es promover en los estudiantes un mayor nivel de conciencia de los otros, como seres humanos que tienen semejanzas y diferencias. Se fomenta en los estudiantes el darse cuenta de sus ideas y emociones asociadas a los otros, pasando por aquellas personas más cercanas como los padres a aquellas desconocidas. Indagamos en las relaciones interpersonales que establecemos y la vinculación afectiva, poniendo énfasis en la importancia de establecer estas relaciones en función de la colaboración y el amor al prójimo. Del mismo modo, indagamos sobre la posibilidad de aprender con otros a través de la imitación, identificación, colaboración y cooperación, distinguiendo también el proceso de socialización e individuación (diferenciación de otros).

Finalmente en el nivel de 8º básico, nos centramos en lo Intrapersonal, apuntando a un programa de alfabetización emocional que nos ayuda a potenciar en los jóvenes el conocimiento de sí mismo, la autoestima, la identidad, la inteligencia emocional, y el bienestar psicológico. En este sentido, comenzamos reconociendo conceptos claves como el de personalidad, sí mismo, yo, para descubrir aquellos aspectos que nos conforman como personas únicas e irrepetibles en el mundo. Luego reflexionamos sobre los factores que nos constituyen como personas integrales, para reconocer cuales de esos aspectos u otros están presentes en mi vida como adolescente. Cobra en este contexto mucha relevancia, las estrategias de autocuidado y el cuidado del otro, lo cual se lleva a cabo a través de trabajos prácticos y experiencias significativas que le otorgan sentido a los temas abordados.